Empleados de dos maquilas de ZIP Buena Vista se declaran en “calamidad doméstica”

Empleados de dos maquilas de ZIP Buena Vista se declaran en “calamidad doméstica”

VILLANUEVA, CORTÉS. Por segunda semana consecutiva, los empleados de las empresas maquiladoras Delta Apparel Cortés y Delta Apparel Honduras, ubicadas en la Zona de Procesamiento Industrial (ZIP) Buena Vista, continúan con las acciones de protesta, exigiendo el pago de sus derechos, entre ellos, el Décimo Cuarto Salario, Bono Educativo y Cesantía.

Asimismo, le están pidiendo a las autoridades que por favor les paguen las últimas semanas de trabajo, tras la suspensión de 120 días sin goce de salario.

De igual manera, exigen el pago de incapacidades por parte del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Cabe destacar que, la protesta está en su octavo día, pues la misma dio inicio el pasado lunes 10 de junio, por lo que, los colaboradores de ambas maquilas se declararon en “calamidad doméstica”, debido a la problemática antes mencionada.

“Estamos luchando en un ‘barco fantasma’, porque hasta el momento no hemos obtenido ninguna respuesta y no sabemos por qué, pues es un corporativo que tiene tres empresas, a los empleados de una de ellas ya les resolvieron, ya les pagaron sueldos caídos ‘catorceavo’ y Cesantía y a nosotros todavía no. Exigimos el pago de Cesantía, ‘catorceavo’, Bono Escolar, que es un subsidio del Gobierno y tampoco lo dieron”, sostuvo una de las afectadas.

Agregó que la Cooperativa les informó que los ejecutivos de las maquilas tampoco hicieron efectiva la planilla de sus ahorros de seis semanas.

Además, que a las mujeres embarazadas no les quieren aceptar las incapacidades del Seguro Social.

Y, debido a tanta problemática, como empleados lo que están pidiendo es su liquidación, porque ya no soportan esa situación.

“Ahora estamos pidiendo nuestra liquidación, porque nos mandaron a dormir por 120 días a ‘quemarropa’, de un día para otro sin goce de salario en un despido indirecto vía WhatsApp”, añadió.

Ella, también portaba una pancarta que se leía “camaradas y compañeros, mientras el hambre no sea tu hambre, nunca entenderás la gravedad que estamos viviendo”.

Por su parte, Kensy Castillo, una de las afectadas por recibir una descarga de agua de la tanqueta antimotines, aún con dolor en su espalda sigue en su lucha, acompañando en la protesta, exigiéndole a los corporativos de Delta Cortés para que les cumplan con sus prestaciones y derechos adquiridos.

Florentino Lazo, un mecánico de la misma maquiladora, quien también fue golpeado por las descargas de agua, expresó que lucharán por sus derechos hasta el final.

ADEMÁS: De acuerdo con los manifestantes, se trata de 2,500 empleados los que están siendo afectados con esta situación, y es por ello, que piden a Delta Cortés y Delta Honduras, que les den una pronta respuesta.