Femicidios no dan tregua en Honduras donde persiste la impunidad
En lo que va del año, 50 mujeres han muerto violentamente en el país, según el OV-UNAH.

Femicidios no dan tregua en Honduras donde persiste la impunidad  En lo que va del año, 50 mujeres han muerto violentamente en el país, según el OV-UNAH.
TEGUCIGALPA. Migdonia Ayestas, directora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-UNAH), declaró recientemente que el femicidio se ha consolidado como una urgencia de salud pública en el país. El domingo 31 de marzo, una mujer fue víctima de un fatal tiroteo en Comayagüela, Distrito Central.
Durante el año 2023, aproximadamente 390 mujeres hondureñas perdieron la vida, debido a actos violentos.
En lo que va de 2024, las muertes violentas de mujeres ya superan las 50.
Ayestas alertó que esto significa que, en promedio, cada dos días una mujer es asesinada. Solo en marzo se reportó 26 casos de feminicidios, incluyendo el trágico suceso de una mujer acribillada dentro de su automóvil en la segunda avenida de Comayagüela.
Según el informe policial, los agresores dispararon desde un autobús en movimiento. La criminóloga hondureña denunció como intolerable e inaceptable la violación de los derechos y la dignidad de las mujeres hondureñas, atribuyendo esta crisis a dinámicas culturales arraigadas en relaciones de poder ejercidas por hombres sobre las féminas.
Ayestas instó a las autoridades hondureñas a desarrollar estrategias de seguridad diferenciadas para hombres y mujeres, enfatizando que el país, sigue siendo inhóspito para la población femenina.
Honduras se posiciona como uno de los países más violentos para las mujeres, ocupando el quinto lugar en el ámbito mundial y el primero en América Latina.
La falta de persecución penal contra los responsables de los feminicidios envía un mensaje de impunidad, alimentando la perpetuación de estos crímenes, lamentó la experta en criminología.
TIPOS DE FEMINICIDIOS
Ayestas identificó distintas categorías de feminicidios, resaltando que el más común y grave en Honduras es el «femicidio íntimo», perpetrado por parejas, exparejas o pretendientes. Aunque este tipo de femicidio tiende a ser más investigado al ocurrir en el entorno familiar, aún persisten casos impunes, señaló Ayestas.
También subrayó la creciente incidencia del «femicidio de extraños» o perpetrado por la delincuencia organizada, el cual está teniendo un impacto devastador en Honduras.
Además, Ayestas explicó que la forma en que se comete el crimen, marcada por odio, desprecio y crueldad, puede determinar el tipo de femicidio, ya sea íntimo, intrafamiliar, sexual o asociado a la delincuencia organizada.
«Es imperativo implementar medidas preventivas. Si no abordamos la cultura que perpetúa la violencia contra las mujeres, difícilmente podremos reducir los niveles de violencia, feminicidios e impunidad», reflexionó Ayestas.
La experta, enfatizó que el «machismo» sigue siendo el principal factor desencadenante de crímenes contra las mujeres en Honduras.
En lo que va del año 2024, se ha registrado el asesinato de 50 mujeres, y alarmantemente, declaró que en al menos seis de cada 10 casos, los perpetradores son las parejas de las víctimas.
Finalmente, instó a las mujeres hondureñas que sufren violencia a no justificar los hechos y a denunciar a sus agresores.
Según el Observatorio de la Violencia de la UNAH, los departamentos históricamente más peligrosos para las mujeres son Cortés, Francisco Morazán, Olancho, Atlántida e Islas de la Bahía.
Entre los municipios donde ser mujer conlleva un alto riesgo se encuentran el Distrito Central (Tegucigalpa y Comayagüela), San Pedro Sula, Choloma, La Ceiba, Catacamas, Juticalpa, Danlí y Roatán.
PERSISTE IMPUNIDAD
Un reciente informe judicial, expone la cruda realidad de la justicia frente a los delitos de violencia de género, como lo mencionó Ayestas.
Durante el período comprendido entre enero de 2018 y abril de 2023, se registró 108 acusaciones por femicidio en el ámbito nacional, con 78 resoluciones emitidas, abarcando, incluso, casos de años previos.
De estas resoluciones, el 72 % resultó en una resolución judicial, marcando el inicio del proceso penal; sin embargo, solo el 36 % avanzó a la etapa de juicio oral, mientras que un 31 % culminó en sentencias condenatorias por procedimientos abreviados.
A pesar de estos avances, los números hablan por sí solos: de un total de 1,346 hombres acusados por homicidios, asesinatos, parricidios y femicidios entre 2013 y noviembre de 2023, solo 672 fueron condenados. Esto refleja una alarmante tasa de impunidad que clama por una respuesta efectiva del sistema judicial.
GRITO DE AUXILIO: EL 911 RECIBE UNAS 3 MIL LLAMADAS AL MES POR VIOLENCIA DOMÉSTICA
De acuerdo con fuentes del Ministerio Público (MP), un promedio de 3,000 mujeres llaman por auxilio al mes, al Servicio de Emergencia 911.
En ciudades como San Pedro Sula, epicentro de esta crisis, las estadísticas muestran una dura realidad: el MP ha recibido 1,500 denuncias de violencia doméstica en lo que va del año, mientras que solo una casa refugio ofrece esperanza a las mujeres atrapadas en relaciones abusivas o temiendo por sus vidas.
La directora de la Asociación Calidad de Vida, Ana Lisseth Cruz, destacó la valiosa labor de organizaciones, fiscales y redes de mujeres que, a pesar de los desafíos, trabajan incansablemente para llevar a las víctimas a lugares seguros. Sin embargo, la realidad es desoladora, en ciudades como San Pedro Sula y Puerto Cortés, ya que solo hay diez refugios disponibles, cinco de los cuales son administrados por organizaciones no gubernamentales que dependen de la cooperación internacional, mientras que los otros cinco dependen de las municipalidades.
Esta situación no solo pone de manifiesto la urgente necesidad de más refugios, sino también la brecha que enfrentan las féminas en zonas rurales, donde la violencia doméstica es igualmente devastadora, pero los recursos son aún más escasos.
En 2023, se documentó 34,221 casos de violencia doméstica y 52,327 denuncias de maltrato familiar, y 386 mujeres perdieron la vida a causa de la violencia de género. Ante ese problema, es importante que el Gobierno, las organizaciones de la sociedad civil y la comunidad internacional unan esfuerzos para garantizar que todas las mujeres hondureñas, sin importar su ubicación geográfica o situación económica, tengan acceso a refugios seguros y apoyo integral para escapar del ciclo de la violencia doméstica.
Persiste impunidad: De 1,346 hombres acusados por homicidios, asesinatos, parricidios y femicidios en 10 años, solo 672 recibieron condenas.
Dato
Solo en el mes de marzo de 2024, la violencia cobró la vida de 26 mujeres.

Deja tu comentario