Julissa Villanueva asegura que, en ataque a reclusas “los cartuchos en un 96% son de la Policía Nacional”

Julissa Villanueva asegura que, en ataque a reclusas “los cartuchos en un 96% son de la Policía Nacional”

TEGUCIGALPA. Luego de la brutal matanza de 46 mujeres en la Penitenciaría Nacional Fémina para la Adaptación Social (PNFAS) en junio de este año, hasta ayer trascendieron algunos detalles alarmantes sobre la investigación del suceso, luego que de que la subsecretaria de Seguridad, Julissa Villanueva, revelará que la Policía Nacional es una de las responsables en terrible masacre.

Lo anterior fue expuesto por la segunda al mando de la Secretaría de Seguridad, al indicar que una gran parte de los cartuchos que fueron percutidos durante la masacre pertenece a la industria que aprovisiona a la Policía Nacional.
“Le apuesto a la prueba o evidencia científica que nos está diciendo que los cartuchos en un 96% son de la Policía Nacional, los que se encontraron en la escena y con los que se originó la matanza”.

Fue durante el foro de televisión Frente a Frente con el periodista Renato Álvarez, que Villanueva dio detalles de la investigación, al asegurar que entre las balas encontradas en los cuerpos de las mujeres había de la Policía Nacional, así como armas de esa institución.
“De los 120 casquillos de nueve milímetros, 119 de estos fueron percutidos y tenían el grabado de Industria Militar Israelí, asignando a la Policía Nacional (IMI-PN); mientras que de los 129 casquillos percutidos calibre 5,66×45 128 tiene grabado IMI-PN. Esto quiere decir una confabulación con los que cuidaban en ese momento el recinto penitenciario. Esto no son armas de otros y que precisamente les dieron armas a unos y a otros no, hay que trabajar tanto este caso”.

Lamentó que le hayan (a ella) obstruido su trabajo y no haya mayor diligencia.
En ese sentido, reafirmóؚ que gran parte de las armas y municiones que se usó en la masacre del 20 de junio en Támara pertenecían a la Policía Nacional, al tiempo que recalcó que había armas; “las armas utilizadas tenían un grabado que decía Policía Nacional de Honduras, aunque no todas las armas utilizadas eran de la Policía, había armas rusas, ‘gringas’, brasileñas, argentinas, etcétera”.

Detalló además que 15 balas calibre 9 milímetros incriminadas recuperadas encontradas en los cuerpos de las víctimas, coinciden con las armas utilizadas por funcionarios policiales.

Fue en este momento que la subsecretaria dejó entrever las discrepancias con otros mandos policiales, al asegurar que sus superiores en la Secretaria de Seguridad, tratan de minimizar su capacidad de análisis y trabajo, y relegarla a tareas administrativas y ponerla como un “florero” (adorno) y que solo tiene que ver con temas administrativos y no con temas científicos.

Reveló que hay una gama enorme de evidencias por lo que se pregunta “¿Dónde están los informes de los teléfonos, de los vídeos forenses, donde están los reportes hacia el Ministerio Público? Tenemos que analizar la hipótesis para ver si había policías coludidos, sí, el lote a quien estaba asignado, para ver de quién es. Estoy cansada de decirle a la DPI, a la Policía Nacional y al ministro que paguen las licencias del Sistema Integrado de Identificación
Balística (IBIS), estamos cansados de que no pagan las licencias de los laboratorios criminalístico, en consecuencia, todas estas balas no se pueden meter al ‘mash’ de las otras escenas del crimen”.

Asimismo, abogó para que el caso se conozca en el marco de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), y no dentro de la Policía. Hizo un llamado al fiscal interino (Johel Zelaya), para que concentre esfuerzos para desentrañar el caso.

AÑORANDO A RAMÓN SABILLÓN
Durante la entrevista, Villanueva, añoró al exministro de Seguridad, Ramón de Jesús Sabillón, quien fue separado de su cargo el 20 de junio de 2023.
La funcionaria, dijo extrañar su trabajo junto a Sabillón quien le indicó que los pilares en lo que ella trabajaría serían el estudio de casos, la labor académica y el manejo de la data en el sistema de seguridad del país.
Villanueva externó que al asumir el nuevo secretario de Seguridad, Gustavo Sánchez y el jefe de la Policía Juan Manuel Aguilar Godoy, a ella se le quitó su función para manejar la data y las tareas asignadas por Sabillón.
“El ministro Sabillón era un hombre abierto que le delegaba y él se concentraban en sus estrategias. En cambio, otro cuando llegó hizo propaganda de los datos. La delegación ministerial que me dio Sabillón me la quitó”.

POLICÍA NACIONAL
Sobre las declaraciones de la subsecretaria de Seguridad, en torno a la masacre en Támara, la Policía Nacional, emitió un comunicado en el que indica que “hay varias armas y casquillos que se adquirieron a través de la Tasa de Seguridad a nombre de la Policía Nacional y no se encuentra en poder ni en el inventario de la institución policial.
Precisa además que, en este caso, en el proceso investigativo se ha logrado individualizar la participación de 19 privadas de libertad a título de autor material y seis a título de partícipe; igualmente, se recolectó 19 armas de fuego, entre ellas, una pistola propiedad de la Policía Nacional que, en el año 2013, mediante requerimiento investigativo fue puesta a orden de un ente fiscal, agregando que las diligencias investigativas sobre este hecho se encuentran en su etapa final.
En referencia a los casquillos encontrados en la escena, asegura que son similares a los encontrados en otras escenas de muertes violentas.
“En la administración del Gobierno anterior, a través de la Tasa de Seguridad Poblacional (TSP), se adquirió a nombre de la institución policial, vehículos, armas, municiones y hasta aeronaves que no se encuentran en poder, ni en los inventarios de la Policía Nacional”, refiere.

“La Secretaría de Seguridad de manera responsable, ejecuta los procesos de licitación correspondientes para la adquisición de equipo logístico, vehículos, construcción y mejoramiento de infraestructura, así como el pago de todos los licenciamientos
correspondientes a la actualización de los sistemas informáticos de la Policía
Nacional, entre los que se encuentra el IBIS”.

Cuestionó el actuar de Villanueva al recordar que, en el Código de Conducta Ética de los Servidores Públicos y la normativa jurídica nacional, estos (empleados) en el ejercicio de sus
funciones oficiales deberán actuar de acuerdo con los mejores intereses del
Estado y de la nación hondureña; por lo que, ningún funcionario de la
Secretaría de Seguridad ni de la Policía Nacional podrá poner en riesgo los procesos investigativos, divulgándolos, mientras sus resultados no se hayan presentado ante los órganos jurisdiccionales”.

Además: Al momento de la masacre en la PNFAS, Julissa Villanueva, fungía como coordinadora de la Junta Interventora de las cárceles, nombrada por la presidenta Xiomara Castro.

Deja tu comentario