CNA de Honduras estuvo en Conferencia Mundial Anticorrupción
El observatorio ciudadano de corrupción fortalece la representación de sociedad civil, en esa actividad mundial.

CNA de Honduras estuvo en Conferencia Mundial Anticorrupción  El observatorio ciudadano de corrupción fortalece la representación de sociedad civil, en esa actividad mundial.

REDACCIÓN. En la Conferencia Internacional Anticorrupción (IACC), celebrada en Vilnius, Lituania, y organizada por Transparencia Internacional, el Observatorio Ciudadano de Corrupción (OCC), destacó su papel esencial en la lucha contra la corrupción.

Esta actividad, considerada la más grande del mundo en su ámbito, se convirtió en un punto de encuentro para la innovación y el intercambio de experiencias.

El OCC, mediante el foro «Sociedad civil bajo ataque: Enfrentando la corrupción desde diversas perspectivas», liderado por la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) de Honduras, puso de relieve la amenaza creciente contra los espacios cívicos.

Los debates se centraron en estrategias innovadoras para combatir la corrupción, con un enfoque interseccional que reconoce el impacto desigual en los grupos vulnerables.

La conferencia contó con la participación de destacados líderes en la lucha anticorrupción, quienes compartieron soluciones creativas y propuestas para fortalecer la lucha contra este flagelo.

Entre los participantes se encontraban Jessica Pavón del OCC, Manfredo Marroquín de Acción Ciudadana -Guatemala, Pablo Secchi de Poder Ciudadano -Argentina, Gabriela Castellanos del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) -Honduras, Roberto Rubio de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde) de El Salvador, y Maureen Meyer de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA).

Los panelistas reconocieron que, aunque la situación en la región es sombría, no es desesperanzadora.

Jessica Pavón resaltó la importancia de la sociedad civil como pilar fundamental en la lucha anticorrupción, destacando la resistencia y determinación de las comunidades organizadas como impulso para continuar la batalla.

Casos de éxito como la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) fueron mencionados como ejemplos inspiradores.

Estos demuestran que, con estrategias claras y apoyo adecuado, se pueden lograr avances significativos en la lucha contra la corrupción.

La colaboración internacional, la participación ciudadana y un liderazgo local comprometido son clave para el éxito.

En su segunda fase, el Observatorio Ciudadano de Corrupción se centrará en la inclusión de grupos poblacionales más afectados por la corrupción.

La Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (Redlad), el Foro Ciudadano de las Américas (FCA) y el OCC seguirán trabajando para fortalecer las capacidades de la sociedad civil y otros actores, con un enfoque interseccional, para monitorear el cumplimiento de los compromisos de gobernabilidad democrática y lucha contra la corrupción asumidos en la Cumbre de las Américas.

«La lucha contra la corrupción es ardua y desafiante, pero la determinación y el coraje de la sociedad civil son nuestras mayores fortalezas», coincidieron los panelistas, subrayando que los ataques contra la sociedad civil solo refuerzan su compromiso y determinación para lograr un mayor impacto.

 

Deja tu comentario