Dictan detención judicial a coronel Ponce Martínez por muerte de cinco personas

Dictan detención judicial a coronel Ponce Martínez por muerte de cinco personas

TEGUCIGALPA. Detención judicial le impusieron al coronel Víctor Alonzo Ponce Martínez, acusado por la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV), por suponerlo responsable del delito de homicidio en perjuicio de Víctor Evelio Martínez Álvarez, Roger Alberto Vásquez Reyes, José David Ramos Lamber, Mauricio Yonathan Echeverría Hernández y Michael Yair Ponce Sauceda, por hechos ocurridos durante las protestas por la reelección y los resultados de las elecciones de 2017.
Además, se le imputan los delitos de abuso de autoridad y falsificación de documentos públicos en perjuicio de la administración y la fe pública.
Tras finalizar la audiencia de declaración de imputado, el Juzgado con Jurisdicción Nacional en Criminalidad Organizada y Corrupción, determinó programar la audiencia inicial para lunes 19 de febrero a las 8:30 de la mañana, mientras tanto el militar fue remitido al Primer Batallón para cumplir la medida impuesta.
HECHOS
De acuerdo con las investigaciones realizadas por el Ministerio Publico (MP), el 1 de diciembre de 2017 un grupo de pobladores protestaba en una de las calles de la colonia López Arellano de Choloma, Cortés, seguidamente, el ahora acusado, coronel Ponce Martínez, al mando de 172 elementos de la Policía Militar del Orden Público, llegó a la zona con el propósito de desalojar a los manifestantes.
Posteriormente, las personas que protestaban intentaban abrir paso al conductor de una rastra quien les manifestó que “traía a un familiar enfermo y necesitaba llegar a un hospital”.
En ese momento, los policías militares, siguiendo la orden del coronel se ubicaron en posición de ataque y utilizando sus armas oficiales, abrieron fuego contra la humanidad de todos los manifestantes, dejando como saldo lamentable la muerte de cinco ciudadanos, quienes quedaron tendidos en la carretera.
Al final, siguiendo siempre las órdenes del coronel Ponce Martínez, varios militares, presuntamente comenzaron a manipular el lugar de los hechos, recogiendo los casquillos de sus armas y colocando armas de fuego para hacer creer que los manifestantes portaban pistolas; sin embargo, el Ministerio Público logró comprobar que eso no fue cierto. Simultáneamente, los uniformados, tiraban tierra con sus pies a los lagos hemáticos (charcos de sangre), que habían quedado en el lugar, con la finalidad de ocultarlos.

Deja tu comentario