Jueces dictan arresto provisional a tres hondureños detenidos para extradición a EE.UU.

Jueces dictan arresto provisional a tres hondureños detenidos para extradición a EE.UU.

TEGUCIGALPA. Luego de ser pedidos en extradición y capturados, jueces naturales de extradición de primera Instancia desarrollaron ayer las audiencias de información, donde dictaron arresto provisional para Mayer Banegas Medina, Jorge Alberto Viera Chirinos y Elmer Bonilla, quienes fueron requeridos para fines de extradición por la Corte del Distrito Norte de California.
Las medidas impuestas por los operadores de justicia deben, cumplirlas en las instalaciones de la Penitenciaría Nacional de Támara, Distrito Central, hasta donde fueron trasladados.

Asimismo, programaron la audiencia de presentación y evacuación de medios de prueba, en el caso de Banegas Medina, para el próximo 5 de febrero a las 9:00 a.m.; mientras que para Viera Chirinos el 24 de enero a las 9:00 a.m. y para Bonilla Matute, el I de febrero a las 10:00 de la mañana.

ACUSACIONES
Mayer Banegas Medina fue acusado en la mencionada Corte por la supuesta
comisión de los delitos de conspiración para distribuir y poseer con la intención de
distribuir fentanilo, y el uso ilegal de un medio de comunicación.
En el caso de Jorge Alberto Viera, se le supone responsable del delito de conspiración para distribuir y poseer con la intención de distribuir 100 gramos o más de una mezcla y sustancia que contiene una cantidad detectable de heroína; 50 gramos o más de una mezcla y sustancia que contenga una cantidad detectable de metanfetamina, 28 gramos o más de una mezcla y sustancia que contenga una cantidad detectable de base de cocaína y 500 gramos o más de una mezcla y sustancia que contiene una cantidad detectable de cocaína y sus componentes químicos.
En cuanto al extraditable Elmer Bonilla, se le supone responsable de posesión con intención de distribuir una mezcla o sustancia que contiene una cantidad detectable de heroína; posesión con intención de distribuir una mezcla o sustancia que contiene una cantidad detectable de metanfetaminas, posesión con intención de distribuir una mezcla o sustancia que contiene una cantidad detectable de base de cocaína y un cuarto cargo de posesión con intención de distribuir una mezcla o sustancia que contiene una cantidad detectable de cocaína y sus componentes.
ANTECEDENTES
Los tres extraditables tienen un historial criminal en la bahía de California, donde se involucraron en la distribución de fentanilo y otras drogas sintéticas.
En ese sentido, el 15 de junio de 2018, tres hermanos fueron arrestados por considerar que integraban una enorme red de tráfico de narcóticos en el Área de la Bahía de San Francisco, en esa oportunidad, la Policía incautó $90 mil en narcóticos ilegales y $80 mil en efectivo.
Los tres arrestados en Richmond, respondían a los nombres de Eduardo Chirinos Viera, Julio Chirinos Viera, y Jorge Chirinos Viera, estos fueron dejados en libertad con una fianza de 1 millón de dólares cada uno. En el registro de sus casas, los detectives reportaron que encontraron cocaína, heroína y metanfetamina.
De acuerdo con los archivos del diario Proceso Digital, los solicitados en extradición pertenecen a una red de narcomenudistas hondureños que vendían drogas en San Francisco.
En agosto de 2019, el fiscal federal para el Distrito Norte de California, David L. Anderson, anunció que como resultado del operativo se logró el arresto de 32 personas que enfrentan cargos de conspiración -a nivel local e internacional- para la venta de heroína, cocaína, metanfetaminas y fentanilo en el barrio Tenderloin, uno de los focos de criminales más importantes de la ciudad.
La red de tráfico de drogas no solo se extendía a lo largo del Área de la Bahía, sino que incluía a otras ciudades de California, así como el estado de Washington e incluso México.
Según el caso federal, entre el 4 de marzo y el 26 de julio de 2019, Eduardo Alfonso Viera Chirinos (alias “Rojo”), quien es señalado como otro de los principales líderes en esta trama criminal, encabezó en complicidad con varios de sus familiares, una red de trasiego de narcóticos que tenía como origen México. Dos de los solicitados en extradición este viernes son hermanos de alias “Rojo”.
De acuerdo con la denuncia en documentos oficiales, entre el 4 de marzo de 2019 y el 26 de julio de 2019, Eduardo Alfonso Viera Chirinos (alias “Rojo”), trabajó con sus familiares, Víctor Viera Chirinos (alias “Mojarra”, Jorge Alberto Viera Chirinos, Jorge Enrique Torres Viera (alias “Enrique”) y Karen Castro Torres (alias “Delany Ellieth Cardona Velásquez”, alias “Belanie Elyzabeth Artiaga”, para obtener drogas.
Los acusados trasegaron las drogas desde México a través de Los Ángeles hasta el Área de la Bahía. Luego, los acusados volvían a empaquetar las drogas para su redistribución tanto en el Área de la Bahía como en Seattle.
También se describe en la denuncia cómo Karen Castro Torres, Cilder Velásquez y Jorge Enrique Torres Viera coordinaron viviendas para personas que redistribuían drogas para la organización narcotraficante.
Los redistribuidores de drogas, entre ellos Gustavo Adolfo Gámez Velásquez y Luis Amílcar Erazo Centeno, presuntamente hicieron pedidos de drogas de manera regular a Cilder Velásquez y Jorge Enrique Torres Viera.
La familia Viera obtuvo drogas en Los Ángeles, las empaquetó para su redistribución local en Livermore, California, y luego envió las drogas al área de Seattle. Eduardo Alfonso Viera Chirinos, hablando con un individuo que usaba un código de área con sede en Honduras, también presuntamente conspiró para asesinar a un individuo en Honduras.
La denuncia también describe una parada de tráfico en el estado de Washington, durante la cual Alexander González Vásquez y Eduardo Alfonso Viera Chirinos, presuntamente ocultaron cocaína y heroína en un compartimento oculto dentro de la camioneta de González.
Las autoridades federales allanaron dos casas sospechosas de narcotraficantes en Oakland y San Leandro e incautaron más de 40 libras de fentanilo, dicen los fiscales. (Registros del Tribunal de Distrito del Norte de California).
El 1 de junio de 2021, en lo que los fiscales federales llamaron en ese momento la mayor redada de fentanilo en la historia del Área de la Bahía, se incautó más de 40 libras de la droga mortal, de dos presuntas casas de distribución en Oakland y San Leandro.
La redada fue el resultado de una investigación de escuchas telefónicas realizada por el FBI, la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) y las autoridades locales. También parece estar relacionado con un enjuiciamiento federal anterior, que acusó a ocho personas de vender fentanilo por onza en el Área de la Bahía en diciembre pasado, según muestran los registros judiciales.
Siete personas fueron arrestadas y acusadas de conspiración para distribuir fentanilo y otros cargos relacionados.
El principal acusado, Javier “Gio” Castro Banegas Medina, de 39 años, no solo es el líder de una red de fentanilo a gran escala en el Área de la Bahía, sino también como proveedor de otros ocho presuntos narcotraficantes que fueron acusados en un tribunal federal en diciembre de 2020.
Uno de los acusados en el caso de diciembre de 2020, Mayer Banegas Medina, es el hermano de Javier Banegas Medina y desde ese momento fue considerado un fugitivo después de que, según los informes, huyó del país mientras estaba fuera de la cárcel con una fianza no garantizada de $20,000, según muestran los registros judiciales.
En los registros judiciales, los fiscales federales describen a Javier Banegas Medina como un capo de la droga con varios autos, miles de dólares en ingresos disponibles y una mansión que se encuentra en una propiedad de dos millones de pies cuadrados en Honduras.
Los fiscales que conocen el caso aseguran que el grupo tenía “un plan claro” para huir a Honduras si eran arrestados y que Javier Banegas alentó a su hermano a hacerlo poco antes de que su hermano desapareciera.
De hecho, Banegas Medina, presuntamente tenía entre $40,000 y $60,000 en efectivo en caso de que necesitara hacer una escapada rápida.
Se conoció que los prófugos, destruyeron los dispositivos de monitoreo que les había colocado las autoridades judiciales y de esa manera regresaron a Honduras.

Deja tu comentario