Siglo XXI seguiría “asfixiando” a los sampedranos por 10 años más
El Consorcio Siglo XXI fue constituido el 30 de abril de 2012, mediante instrumento público número 6 e inscrito en el Centro de Asociado Registro Mercantil de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés.

Siglo XXI seguiría “asfixiando” a los sampedranos por 10 años más  El Consorcio Siglo XXI fue constituido el 30 de abril de 2012, mediante instrumento público número 6 e inscrito en el Centro de Asociado Registro Mercantil de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés.

SAN PEDRO SULA. Lo que sería la “panacea” al caótico congestionamiento vial que por décadas ha vivido la “Ciudad Industrial”, ahora la Asociación Pública-Privada denominada Consorcio Siglo XXI, se ha convertido en un succionar de fondos para obras que, según algunos entendidos en la materia, no logran reducir el caos vehicular, pretendiendo, además, extender 10 años más la concesión, que desde un inicio fue pactada para 15 años.

Esta ampliación a los años de concesión al Consorcio Siglo XXI, podría obedecer a la incorporación de nuevas obras como la construcción de un puente donde está el vado Cemcol y pavimentación de la carretera de dos carriles hacia Jucutuma; además, de la solución de un retorno en el Bulevar del Este para el sector Jucutuma. Obras solicitadas por la Municipalidad.

Y, es que la Tasa Siglo XXI, que es una carga impositiva cobrada en este municipio para desarrollar “obras de infraestructura”, que fue aprobada en el Congreso Nacional (CN) y sus fondos son manejados directamente por el Consorcio Siglo XXI, dinero que año por año no va a las arcas de la comuna, sino que ese pago por contribución viene anexo a la Tasa Única Vehicular, mismo que fue adjudicado en el año 2014, teniendo el Consorcio, siete años para ejecutar las obras, pero la concesión dura quince, con miras a extenderse diez años más y con ello “asfixiar”, la frágil economía de los sampedranos, que se verían obligados a pagar más por obras que “dejan más preguntas, que soluciones”.

Siglo XXI consiste en desarrollar, financiar y administrar 24 obras que marcarían un antes y un después en diferentes sectores de la “Gran Ciudad”, según reza en la página Web del Consorcio.
El fondo destinado para estas obras es un poco más de 1,845 millones de lempiras, con un valor promedio de 77 millones por cada obra desarrollada.

Un exalto funcionario municipal, reveló al Diario Más Noticias que “las obras presentadas por el consorcio eran proyectos diseñadas por el difunto exalcalde Roberto Larios Silva, para lo cual hicieron esos estudios con dinero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a un costo de 50 millones de dólares que dieron para la Zona Metropolitana del Valle de Sula, y que tenían como objetivo combatir las maras y pandillas, y hacer aquel famoso proyecto de Vida Nueva, esos diseños fueron entregados por un ingeniero de apellido Fugón a esos inversionistas; la mayoría de estos ingenieros hoy trabajan para Willian & Molina. Crearon una ley a través de las alianzas público-privadas y aunque una Corporación Municipal se negó a declarar de utilidad pública esas obras, ya que se sabía que ese era un negocio para unos cuatro, en detrimento de otras constructoras”.

Al tiempo que recordó que los socios de esa empresa Siglo XXI son “Willian Hall Michelletti, sobrino del expresidente Roberto Michelletti Bain; Juan Carlos Sabillón y Yankel Rosenthal, quienes hicieron presentar esas obras como que las había diseñado el ingeniero Francisco Saybe (ya fallecido) y las patentó como de él y con eso también entró en el negocio como supervisor y cree que según contrato tenía derecho a participar con un 5 % por prestar servicios. Esta tasa la pagan con la matrícula de los propietarios de vehículos registrados en San Pedro Sula; muchas de las obras originales no se hicieron y se han hecho algunas, pero se proyecta hacer obras donde el Gobierno anterior y este Gobierno consensuan. Al final esto solo ha servido para hacer ricos a unos pocos con los dineros de los pobres que son propietarios de motocicletas y carros registrados en esta ciudad”, relató el exfuncionario que decidió mantenerse en el anonimato.

10 AÑOS MÁS
El abogado, analista político y además exdirector de Concesiones y asesor de la Municipalidad, Manuel Santiago Cerna ha posteado en su red social X, sobre el tema de la potencial ampliación de la concesión por 10 años más, es decir que ya no sería por 15 años, sino por 25.

Cerna, en uno de sus posteos en dicha red, le pregunta, directamente al titular de la Secretaría de Infraestructura y Transporte (SIT), Octavio Pineda, al respecto ¿Pregunta al ministro de la SIT: la modificación al contrato con la peste de Siglo XXI incluye prorroga por otros 10 años?, y aunque no hubo respuesta, el togado siguió dando detalles de cuánto le costaría a los sampedranos esta ampliación de años, “costará a los sampedranos una «bolseada» de 12,360 millones de lempiras en 25 años, contra obras por valor de 2,708 millones de lempiras. Significa que la peste se echara 9,651 millones de lempiras”.

Al tiempo que agregó, “Señor ministro de la SIT: por favor dígale a los sampedranos ¿cuál es el costo de LAS obras qué ejecutará la peste de Siglo XXI en Jucutuma. Simplemente son otros 10 años de trancazos refundacionales?”.

Cerna, publicó además parte de un documento de la Secretaría de Infraestructura y Transporte en el que se lee que, de acuerdo al contrato de la APP, en el décimo primer inciso: Modificar la cláusula XXXIV: Plazo de la concesión y vigencia de la siguiente manera. El presente contrato entrará en vigencia y surtirá plenos efectos hasta el momento del cumplimiento de las siguientes condiciones: a) …, b) …, este Contrato tendrá un plazo de concesión de veinticinco años (25) años, salvo los casos de prórroga o caducidad conforme a los términos y condiciones previstos en el presente Contrato”.

Mientras tanto, en la cláusula DÉCIMO SEGUNDO tipifica: Agregar la cláusula XXXV en los siguientes términos. Toda solicitud de enmienda, adición o modificación del presente Contrato por cualquiera de las partes deberá ser presentada a la otra parte, con el debido sustento técnico y económico financiero y con la conformidad de los acreedores permitidos según lo establezcan los actos y contratos de financiamiento, en el caso de ser aplicable. EI CONCEDENTE resolverá la solicitud, apegado al procedimiento que establezca la ley vigente. El acuerdo de modificación será obligatorio para las Partes solamente si consta por escrito y es firmado por los representantes debidamente autorizados de las partes.

En el documento que consta de 13 páginas, en el TERCER: Modificar la CLÁUSULA VII: MONTO DEL CONTRATO en los siguientes términos: El monto total de este contrato se ha estimado en la suma de L1,845,637,424.82, más un monto adicional de
L863,304,530.77, correspondiente a las obras incorporadas mediante este Acuerdo. Este monto será verificado en los estudios y diseños que presente el concesionario. Una vez aprobados los diseños, las partes acuerdan que en caso de ser necesario se realizarán ajustes al modelo financiero y anexos correspondientes del contrato.
CUARTO: Modificar la CLÁUSULA IX: FINANCIAMIENTO DE LAS OBRAS en los siguientes términos:
El CONCESIONARIO no podrá contraer obligaciones financieras con terceros no
relacionados en más del equivalente al 80 por ciento del valor total de inversión en obras del Proyecto. Para efectuar el cálculo de cumplimiento, se deberá tomar como base el valor de las obligaciones financieras al momento de realizar dicho cálculo.

El funcionario detalló que, de aprobarse esa ampliación a la Concesión, ya no finalizaría en el año 2029, sino que en el año 2038.

Ejemplificó que en su caso como habitante de SPS, “al año 15 del contrato de la peste Siglo XXI, pagaré L2,921.40 por la “contribución» y al año 25 (qué incluyen otros 10 años) me «bolsearán» L 5,231.79, y el 80 % es para el bolsillo de don William y Cía”.

Agregó además que en el caso del propietario de una “moto” de trabajo que empezó pagando a la Tasa Siglo XXI L170.00 (2014), al año 15 (2028) lo «bolsearan» con L595.00 y al año 25 (2038) la «bolseada» será de L684.15.

Cerna, es del criterio en uno de sus post que “la presidente (Xiomara Castro) protegió al pueblo evitando el trancazo del peaje (COVI)”, lo que se contradice con la ampliación de los 10 años.

Les recordó también a los funcionarios de la SIT que “La Ley de Municipalidades obliga a que de cada lempira recaudado se deben invertir L0.60, en contraste, al consorcio Siglo XXI, solo está obligado a «invertir» 20.3 % de la millonaria «contribución». El 79.7 % a la bolsa de don William».

Asimismo, reveló que las obras por un valor de L863. 3 millones le permitirán al Consorcio Siglo XXI una ganancia de L7,641.7 millones, esto si se amplía 10 años más.

Además: En el año 2018 la contribución de Siglo XXI, tuvo un incremento de un seis por ciento. La contribución de Siglo XXI es de carácter obligatorio, establecido mediante el Decreto Ejecutivo: PCM-013-2014 y el Decreto Legislativo 369-2013, donde también se establece el aumento anual del 6 % por los 15 años que dura el contrato.

Deja tu comentario