Derogan acuerdos migratorios con iglesias: Pastores lo califican como «persecución»

Derogan acuerdos migratorios con iglesias: Pastores lo califican como «persecución»

TEGUCIGALPA. El gobierno de Honduras,  decidió derogar los acuerdos migratorios que mantenía con las principales iglesias cristianas del país, facilitando previamente la llegada de sacerdotes y pastores. Entre las organizaciones afectadas se incluye una importante agencia adventista de ayuda social.

La administración actual, a través de la Secretaría de Gobernación y Justicia, aprobó el Acuerdo 158-2024 el 21 de febrero de 2024, publicándolo el 30 de mayo del mismo año en La Gaceta. Este acuerdo revoca los «convenios de facilitación migratoria» establecidos con la Iglesia Católica, la Confraternidad Evangélica de Honduras, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones) y la Misión Adventista.

El Acuerdo 158-2024 detalla que el convenio con la Iglesia Católica fue aprobado mediante el Acuerdo 60-2005 el 25 de octubre de 2005. La Confraternidad Evangélica había suscrito su acuerdo el 31 de marzo de 2011, mientras que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y la Misión Adventista firmaron sus respectivos acuerdos el 7 de septiembre de 2011.

La derogación se basa en la Ley de Migración, que define las facilidades migratorias como una medida de excepción otorgada a «migrantes calificados en función del interés nacional». Las iglesias cristianas utilizaban estos convenios para facilitar la entrada de sus líderes religiosos y funcionarios para misiones de acción social.

El nuevo marco establece que el Instituto Nacional de Migración (INM), será responsable de resolver y aprobar convenios con asociaciones debidamente registradas en el país.

Según el nuevo acuerdo, la celebración de convenios futuros corresponderá al INM y se regirá por la política migratoria del país, facilitando la entrada o salida de personas y su permanencia en Honduras en calidad de extranjeros no residentes, siempre que pertenezcan a asociaciones religiosas registradas.

El ministro de Gobernación, Tomás Vaquero, pidió a las iglesias y a los fieles que no se alarmen, asegurando que se establecerán nuevos convenios con las instituciones religiosas, sin exclusiones.

Vaquero explicó que los convenios anteriores permitían la entrada de personas que no cumplían con los requisitos legales, complicando su gestión.

Vaquero, detalló que las nuevas reformas buscarán simplificar y regularizar los procesos, convocando a las iglesias a una reunión con el INM el próximo miércoles para definir las nuevas condiciones. Prometió que se firmarán nuevos convenios que incluirán a todas las asociaciones religiosas, no solo a las cuatro mencionadas anteriormente.

PASTORES REACCIONAN EN CONTRA DE LA DEROGACIÓN

Algunos pastores, calificaron como una «persecución» la decisión del Gobierno de Honduras de derogar los acuerdos migratorios que tenía con ciertas iglesias cristianas.

Mario Corea, presidente de la Asociación de Pastores de San Pedro Sula, criticó la medida gubernamental. Aunque admitió estar confundido y no entender el motivo detrás de esta decisión, sugirió que se trata de una maniobra para «afectar a las iglesias».

En declaraciones a Noticieros Hoy Mismo, Corea afirmó: «Al tomar este tipo de decisiones, el Gobierno lo que está haciendo es que la iglesia trabaje en la parte social de Honduras… lo vemos como una persecución. El Gobierno está tratando de emitir leyes que van a afectar a la iglesia».

Corea también comparó la situación con lo que ocurre en Nicaragua, donde varias iglesias han sido cerradas, sugiriendo que la injerencia del gobierno en Honduras podría seguir un camino similar. «Son pasos pequeños donde estamos viendo la injerencia del gobierno. Está bien que controlen, pero estos pasos nos están diciendo que puede ir detrás… nosotros no tenemos temor, pero creemos que es una persecución directa», añadió.

Por su parte, el pastor Roy Santos también expresó su descontento, calificando la derogación del convenio que facilitaba el ingreso de sacerdotes, pastores y funcionarios para misiones de acción social como un golpe a la iglesia. Santos acusó al Gobierno de querer silenciar a las iglesias, comparando la situación nuevamente con Nicaragua.

«Es un claro golpe a las iglesias y por ende a la familia. Ya lo había advertido antes: el ataque del Gobierno hacia mi persona era un mensaje para toda la iglesia, donde buscan silenciar al liderazgo religioso al estilo del gobierno de Nicaragua», expresó Santos.

El Gobierno de Honduras derogó los acuerdos migratorios con las principales iglesias cristianas del país, que facilitaban la llegada de misioneros extranjeros. El Acuerdo 158-2024, del 21 de febrero de 2024, se publicó el 30 de mayo en el Diario Oficial La Gaceta, estableciendo la derogación de los «convenios de facilitación migratoria» con la Iglesia Católica, la Confraternidad Evangélica de Honduras, la Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días (mormones) y la Misión Adventista.

En un reporte sobre libertad religiosa de 2009, el gobierno de Honduras citó una encuesta de CID-Gallup realizada a nivel nacional en 2007, en la que se reportó que el 47% de los encuestados se identificaron como católicos romanos y el 36% como protestantes evangélicos.

 

Deja tu comentario