Presidente Biden propone elevar impuestos a los multimillonarios y a las grandes empresas, así como eliminar privilegios fiscales abusivos

Presidente Biden propone elevar impuestos a los multimillonarios y a las grandes empresas, así como eliminar privilegios fiscales abusivos

REDACCIÓN. En su reciente discurso del Estado de la Nación, el 7 de este mes, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, propuso crear un impuesto para los multimillonarios y elevar la tasa impositiva a las grandes empresas, así como eliminar exoneraciones fiscales abusivas a ciertos sectores privilegiados.

El presidente indicó que la tasa impositiva para los multimillonarios es de apenas 8.2 %, por lo cual propuso crear una tasa mínima de 25 %; también ha propuesto elevar el impuesto a las grandes empresas del 15 a 21 %.

“En 2020, 55 de las más grandes compañías en Estados Unidos hicieron $40 mil millones en beneficios, pero pagaron $0 en impuestos federales. Gracias al Acta de Reducción de la Inflación del presidente Biden, las grandes compañías ahora tienen que pagar 15 %. Es tiempo de incrementar ese impuesto a al menos 21%” dice una publicación de la Casa Blanca en X.

El presidente Biden abordó la imperiosa necesidad de una reforma fiscal que garantice que aquellos con mayores recursos contribuyan de manera equitativa al bienestar del país.

Criticó el recorte de impuestos de la administración anterior, que benefició desproporcionadamente a los individuos y corporaciones más poderosos, exacerbando así las desigualdades económicas.

La cuenta oficial de la Casa Blanca, en la red social X, publicó un dato provisto por el presidente Biden que refleja la evidente desigualdad en el pago de impuestos en Estados Unidos: la tasa impositiva promedio para un multimillonario en Estados Unidos es de apenas 8.2 %.

En otras palabras, una enfermera o un profesor pagan más impuestos que un multimillonario.

El mandatario delineó medidas para responsabilizar a las corporaciones y a los multimillonarios, proponiendo una tasa mínima del 25 % para los multimillonarios. Además, enfatizó la necesidad de aumentar el impuesto mínimo corporativo al menos al 21 %, para que cada gran corporación, finalmente comience a pagar su parte justa.

Durante su discurso, el presidente también fue enérgico con poner fin a las exenciones fiscales en Estados Unidos, declarando “quiero poner fin a las exenciones fiscales para las grandes farmacéuticas, las grandes petroleras, los jets privados y los salarios masivos de los ejecutivos”.

De acuerdo con las estimaciones realizadas en este país, en el año 2020, 55 de las empresas más grandes de Estados Unidos obtuvieron 40 mil millones de dólares en ganancias y pagaron 0 dólares en Impuestos Federal Sobre la Renta.

Asimismo, Biden enfatizó un cambio fundamental en la política económica industrial estadounidense, declarando: «Ahora, en lugar de importar productos extranjeros y exportar empleos estadounidenses, estamos exportando productos estadounidenses y creando empleos estadounidenses, aquí en América donde pertenecen».

Este enfoque no solo fortalece la economía nacional, sino que también aboga por la equidad en la distribución de la riqueza y oportunidades para todos los ciudadanos; sin embargo, el gobernante destacó que este programa de inversión requiere de recursos, los cuales deben ser financiados en mayor proporción por los más ricos.

El discurso de Biden resuena fuertemente con los esfuerzos actuales en Honduras por promover un desarrollo económico inclusivo, así como una tributación justa y equitativa.

Durante el Gobierno de la presidenta Xiomara Castro se ha reactivado la inversión pública en la modernización de la infraestructura de puentes, carreteras, puertos y la expansión de la cobertura eléctrica, todos estos aspectos son decisivos para fomentar una política de desarrollo económico e industrial.

Tales esfuerzos de inversión estatal requieren una cantidad significativa de recursos, por lo cual, Honduras necesita de una política fiscal progresiva en la cual paguen más impuestos los que más tienen.

El Discurso del Estado de la Unión del presidente Biden no solo destaca la importancia de la manufactura y la justicia tributaria en Estados Unidos, sino que también evidencia que la desigualdad fiscal es un fenómeno global.

La propuesta del Gobierno estadounidense de que las grandes empresas y multimillonarios paguen su parte justa es similar al contenido de la Ley de Justicia Tributaria, propuesta desde hace 2 años en Honduras, ya que ambas buscan poner un alto a los abusos fiscales, según funcionarios de la actual administración.

«En efecto, las iniciativas de regulación fiscal en ambos países persiguen el mismo objetivo: garantizar un sistema económico más justo y equitativo para sus ciudadanos», dijeron.

Deja tu comentario