Tejiendo un futuro: La historia detrás de Óscar Murillo, el diseñador de peluches Kurumi
El hondureño, quien se ha vuelto un experto en el croché, ha demostrado una habilidad excepcional para transformar simples hilos en obras de arte. 

Tejiendo un futuro: La historia detrás de Óscar Murillo, el diseñador de peluches Kurumi  El hondureño, quien se ha vuelto un experto en el croché, ha demostrado una habilidad excepcional para transformar simples hilos en obras de arte. 

Por: Cinthia Galindo 

SAN MANUEL, CORTÉS. Óscar Murillo, un joven de 23 años originario de La Lima, Cortés, encontró en el croché no solo una pasión, sino un medio de vida y una forma de arte. A pesar de los prejuicios por ser un hombre en un campo tradicionalmente dominado por mujeres, Óscar ha demostrado que el arte no tiene género, ni límites.

«Aprendí a tejer a los ocho años gracias a mi madre, que siempre disfrutó hacer flores. Aunque de niño tenía mis prejuicios por ser varón, me enamoré del arte de crear cosas. No me limité a hacer forros o manteles, me apasionan los peluches porque representan una forma artística de expresarme,» contó Oscar a Más Noticias Televisión (MNTV) Canal 39.

Su travesía en el croché no solo es una historia de talento, sino también de resiliencia y superación.

Culpable 20240604 062059 0000

La vida de Óscar no ha sido fácil. Hace unos años, su familia enfrentó dificultades. Su padre trabajaba en una finca y vendía en el mercado, lo que complicaba el trabajo con lana debido a su fragilidad. Sin embargo, estas experiencias no disuadieron a Óscar, quien encontró en los peluches una salida creativa y un refugio.

Tras completar su bachillerato en informática, Óscar comenzó a trabajar en la Aduana y en maquilas, donde pudo desarrollarse profesionalmente sin preocuparse porque sus trabajos en lana podían ensuciarse.

Fue en estos años cuando empezó a dedicar más tiempo a su negocio de croché. «Después de la pandemia, tuve más tiempo para dedicarme a lo que realmente me apasiona. Comencé con pequeños arreglos florales y luego me animé a hacer peluches personalizados,» explicó Óscar.

Hoy en día, Óscar maneja una lista de clientes que solicitan tanto flores como peluches personalizados. Sus creaciones han llegado incluso a España. Se trata de «Cooky de BT21», un adorable peluche tejido a mano.

Culpable 20240604 062252 0000

Actualmente, trabaja en una figura de Candy Candy en honor a su madre, a quien le gusta mucho ese dibujo animado.

Óscar reside en la residencial Real del Campo Número 1, San Manuel, Cortés, junto a su madre, tras perder todo en las tormentas Eta e Iota. «Perdimos todo lo que teníamos, pero logré salvar mi laptop y mi saco de lana. Eso me motivó a hacer planes para recuperar lo perdido, y entre esos planes estaba poner un negocio de croché,» recordó Óscar.

Con sueños y planes de retomar la universidad para estudiar administración de negocios, Óscar busca formalizar su negocio y eventualmente abrir una academia para enseñar el arte de tejer peluches, conocido como amigurumi, específicamente en el estilo kurumi, que se caracteriza por la creación de peluches sin boca.

El arte del croché no es solo un pasatiempo para Óscar, es un segundo trabajo que le brinda descanso y satisfacción. A pesar de las adversidades, su dedicación y talento lo han llevado a transformar su pasión en un prometedor negocio. «Sé que poco a poco iré conociendo más gente, haciendo más contactos y clientes. Este es solo el comienzo,» concluyó Oscar con una sonrisa.

Si estás interesado en las creaciones de este talentoso emprendedor, puedes hacer tus solicitudes a través de sus redes sociales. En Instagram y TikTok lo encuentras como @Waf_creations, y en Facebook como Waf Creations.

Img 20240604 081603

 

Deja tu comentario