Persecución contra los doce

Persecución contra los doce

EDITORIAL. Desde el mismo inicio de los martirios con lo que presagiaba con la venida del Mesías, podríamos decir que hubo protomartirios con la mudez de Zacarías (padre de Juan El Bautista) y el mismo asesinato del Bautista en manos de Herodes o el anuncio del ángel a la Virgen María cuando le dijo “una espada le habrá de traspasar el corazón”. Ya el mundo sentía incomodidad hacia aquellos que dicen la verdad, los que anuncian la esperanza del Evangelio desde esos momentos en que el Salvador aún era un no nacido.
La historia de los mártires es amplia a lo largo de dos siglos de cristianismo y ahora lo vemos claramente que esa misma alergia a la alegría, a la paz que propone el anuncio de la Buena Nueva, incomoda a los nuevos Herodes, a los poderosos mundanamente hablando, a los reyes e incluso a los mismos areópagos modernos que son los medios de comunicación, los cuales debemos entender que si callamos estas verdades, las piedras hablarán.
La persecución contra la Iglesia católica en Nicaragua no es más que al anuncio de lo que podrá suceder aquí si las gestas pro comunistas del actual gobierno llegan a prosperar. En la bella Nicaragua, ahora lastimada por un matrimonio diabólico, el pasado miércoles fueron encarcelados doce sacerdotes que fueron enviados posteriormente y fueron recibidos en el Vaticano. Interceder por ellos da aliento y lo que aún se espera es la liberación del monseñor Rolando Álvarez y los demás presos políticos. Así como el Evangelio menciona los nombres de los doce que eligió el Salvador, he aquí los nombres de los doce sacerdotes nicaragüenses rescatados: Manuel Salvador García Rodríguez, José Leonardo Urbina Rodríguez, Jaime Iván Montesinos Sauceda, Fernando Israel Zamora Silva, Osman José Amador Guillén y Julio Ricardo Norori Jiménez. También Cristóbal Reynaldo Gadea Velásquez, Álvaro José Toledo Amador, José Iván Centeno Tercero, Pastor Eugenio Rodríguez Benavidez, Yessner Cipriano Pineda Meneses y Ramón Angulo Reyes.

Deja tu comentario